Objetivo conseguido

Los jugadores del Racing celebran el tanto que les dio la victoria en el partido contra el Marino | joaquín pañeda/el comercio
|

El Racing es de Primera RFEF. El equipo ferrolano apostó por el camino más rápido y con la victoria que ayer consiguió en el campo del Marino se asegura su presencia en la que será la tercera categoría del fútbol español al acabar primero en el subgrupo 1-D. Un gol de David Rodríguez en el tramo inicial del encuentro le dio al cuadro verde la victoria (0-1) en un compromiso que discurrió de una manera más cómoda de lo que cabia esperar y en el que el conjunto de la ciudad naval dispuso de ocasiones para que la renta fuese mayor.


Salió el Racing dispuesto a marcar desde el principio el territorio, controlando la posesión y protagonizando las primeras llegadas a cualquiera de las dos porterías, como pasó con el disparo de Dani Nieto que fue desviado por el portero Chechu Grana. El equipo ferrolano, sin embargo, no cejó en su empeño hasta lograr el gol que lo pusiese por delante en el marcador y este llegó gracias al acierto de David Rodríguez al remachar una acción en la que el cuadro verde ya había estado cerca de marcar en dos ocasiones anteriores.


El gol tranquilizó un tanto el partido y hasta le dio al Marino la oportunidad de acercarse a la portería del Racing. Sus ocasiones no fueron demasiado claras, pero un remate desviado de Alberto Lora, otro de Borja Rodrguez y un postrero de Trabanco demostraron que el cuadro local no quería ser un convidado de piedra, sino que iba a intentar tener su cuota de protagonismo en el choque.


Enfrente, el Racing dispuso en esta fase del encuentro de varias ocasiones para aumentar su ventaja. Una acción individual de Dani Nieto lo dejó solo delante la meta contraria, pero su tiro no encontró portería. Mientras, una colada posterior del futbolista mallorquín finalizó con un envío que se paseó por delante de la puerta local, pero que no encontró rematador. Al menos, al descanso el Racing se fue con la tranquilidad de tener la situación más o menos encauzada de cara a conseguir el objetivo.


Tranquilidad

Con la situación más o menos controlada, la segunda parte fue mucho más cómoda para el equipo ferrolano. El Marino, de hecho, solo se acercó una vez a la portería racinguista a través de un centro de Borja Álvarez desde la banda derecha que Borja Rodríguez, en el segundo palo, cabeceó desviado. Pero el Racing siguió teniendo el control del partido y dispuso de ocasiones para ampliar su ventaja en el marcador. Otro mano a mano de Dani Nieto ante el portero local tampoco encontró el premio del gol, lo mismo que le paso al disparo de David Rodríguez, que se fue demasiado alto, tras el pase desde la línea de fondo de Pep Caballé. Al menos, el cuadro verde seguía cómodamente instalado en el encuentro.


Las cosas aún pintaron mejor para el Racing en los diez últimos minutos por la expulsión de Miguel Prado, lo que hizo jugar al Marino en inferioridad numérica. Y el equipo ferrolano encontró en la posesión la mejor manera de tener la situación bajo control. De ahí que, aunque sin disponer de ocasiones para marcar, lo que el equipo ferrolano consiguió es que su rival no acercarse a sus aledaños, algo que le permitió vivir con más tranquilidad el tramo final de partido.


Fue la manera de esperar el pitido final de un encuentro que otorga la clasificación para Primera RFEF al equipo ferrolano. Es el objetivo que tenía para la segunda fase del campeonato y la que le hace quedarse con una sensación de triunfo. 

Objetivo conseguido