La subida no subida de impuestos

María Jesús montero, ministra de Hacienda | aec
|

Hace apenas unas semanas, el Gobierno jugó a eso del desconcierto con la conga de la subida de impuestos. Un día salía Sánchez a decir que se incrementarían, al día siguiente un ministro decía que no, que no era el momento, y, al siguiente, lo contrario. Nos tiramos así bastante tiempo hasta que zanjó el asunto Nadia Calviño, asegurando que no era el momento de incrementar la carga impositiva. Pues eso, que al final tenemos subida de impuestos, eso sí, disfrazada de reforma fiscal, para que, como quien no quiere la cosa, el Gobierno se haga con alrededor de 2.400 millones de euros, que, con la que está cayendo, hay que reconocer que es una cantidad nada despreciable. El truco radica en que se elimina aquello de las declaraciones conjuntas que beneficiaba a los matrimonios en los que uno de los cónyuges tenía un bajo salario. Según el Gobierno, en el plan “se incluye la paulatina desaparición de la reducción por tributación conjunta mediante el establecimiento de un régimen transitorio, debido a que genera un desincentivo a la participación laboral del segundo perceptor de renta [principalmente mujeres]”. Lo dicho, y nosotros nos lo creemos.

La subida no subida de impuestos