Iglesia y jerarquía, caminos diferentes

|

Entre la diferentes crisis que sufre la Iglesia Católica Española, como en el resto de Europa, la más importante es la pérdida de fieles y creyentes que dejan de asistir a Misa. Por otro lado, según las encuestas, está aumentando el número de agnósticos, ateos y no creyentes. Los datos dicen que perdemos cada año cerca de los trescientos mil creyentes, disminuyendo, por tanto, el número de bautizos, primeras comuniones y bodas. Sin embargo, aumentan las confirmaciones, dato que llama la atención y uno se pregunta si después de la confirmación, el confirmado continúa participando en la Iglesia, y si no lo hace por qué.


Otro motivo es el descenso de sacerdotes y por ambos extremos: no hay vocaciones y sí hay jubilaciones. A este respecto los datos del CIS dicen que la edad media de los sacerdotes es superior a los 60 años. Como ven el panorama es más que preocupante y nos advierte de que es posible que en 15 años tengamos menos de la mitad de Curas que hoy dedicados a labores pastorales.


En estos datos no se tiene en cuenta el efecto de la terrible pandemia COVID-19 que seguramente habrá influido en que muchas personas hayan dejado de asistir a los actos religiosos y que, en el mejor de los casos, sigan manteniendo un nexo por su participación a través de los medios de comunicación social. Triste panorama el que tenemos y lo peor es que los Srs. Obispos parece que estén sin ideas y que les ha ganado el conformismo. Algo así como que el que venga detrás, que arree.


La mayoría de Jerarcas argumentan que esta si

Iglesia y jerarquía, caminos diferentes