Víctor Caneiro: “Aprovecho mis historias para difundir nuestro patrimonio turístico”

Víctor Caneiro presentó ayer su nuevo libro en una acto celebrado en el exterior del local social de O Couto | daniel alexandre
|

La elección de O Couto como escenario para la presentación de su nuevo libro no fue casual. Allí transcurre parte de la trama de su segunda novela y allí celebró ayer por la mañana Víctor Caneiro (Narón, 1968) un acto en el que dio a conocer algunos de los detalles de “Fin de grado”, una novela policíaca que nace con la intención de continuar en un segundo libro y cuya historia parte de la de-saparición de un estudiante universitario del campus ferrolano.


Para investigar el suceso, envían a la comisaría de la ciudad naval a una joven inspectora con gran formación teórica aunque menor experiencia en la práctica y que despertará gran recelo entre los compañeros más veteranos.


Al igual que en su debut literario con la obra “Aldea Roja”, con A Capela como localización central de la historia, Caneiro vuelve a ubicar en esta comarca los escenarios en los que se desarrolla la acción. Es su manera, dice, de aportar su grano de arena a la puesta en valor de una zona con una gran riqueza patrimonial y excelentes recursos turísticos. “Con mi primera novela, hubo gente que acudió a A Capela para conocer los entornos que se describen en el libro y que no conocían. Así que creo que también es una buena forma de dar publicidad a estos lugares”, destaca.


Localizaciones

Ferrol, Narón, zonas de la costa como Doniños, San Jorge o Valdoviño y, de nuevo, un guiño al municipio por el que transcurre parte del paraíso natural que son las Fragas do Eume, están presentes en las páginas de un libro que, a diferencia del primero, autoeditado, sale a la luz de la mano de la editorial Libros Indie.

“En realidad no tenía previsto escribir nada más que Aldea Roja, cuyo proceso de creación fue para mí como una terapia, pero tras esta primera novela, la gente pedía más, y de hecho todavía me siguen pidiendo una segunda parte de Aldea Roja. Y seguramente la habrá”, comenta.


La cálida acogida por parte del público en su debut literario animó al naronés a lanzarse a este nuevo proyecto. Y eso que no puede dedicar mucho tiempo a la escritura debido a sus compromisos profesionales, vinculados a sus dos empresas: Eventi, una agencia de organización de eventos y Galynet SL, una firma de hosting y registro de dominios.


“Mi trabajo me ocupa muchísimo tiempo, y yo para escribir necesito aislarme y no tener distracciones en el entorno. Escribir me aporta sobre todo relax, para mí es una terapia, me pone la mente en blanco, me sumerjo tanto en la escritura que se me pasan las horas sin que me dé cuenta”, comenta. Tras la presentación de ayer en O Couto, espera poder hacer otras dos en Ferrol y A Capela. 

Víctor Caneiro: “Aprovecho mis historias para difundir nuestro patrimonio turístico”