Elena Francis se quedó sin versión enxebre

|

Anxo Quintana se diplomó en Enfermería –eso ya no se lo quita nadie–, fue político y es empresario. Además, fue, es y será –se supone, porque solo se podría saber con seguridad leyendo las entrañas de un ave, quizá un pollo de Coren– nacionalista. Como bloqueiro máximo –supeditado a la UPG, claro– llegó a la vicepresidencia de la Xunta e intentó transformar el Beneguai. Ahí se acabó Quin, que ahora, pasados los años, ha abierto su corazón –y su cartera se supone– a los negocios de hostelería y comercio de productos delicatessen. Ha montado su centro de operaciones en Oleiros, el municipio más rico de Galicia, a cuya prosperidad se supone que colabora como contribuyente ejemplar. Pero también ha abierto su corazón a los papeis y en un entrevista nun xornal asegura que en sus tiempos de alcalde de Allariz hasta hizo de asesor familiar... Si el concello tuviese radio municipal hasta podría haber montado un consultorio como el de Elena Francis. Igual hasta ganaba un premio Ondas.

Elena Francis se quedó sin versión enxebre