Agnus Dei

|

Lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre. Pues bien, ni el Estado es la Iglesia, ni la Constitución un dogma de fe. Quede claro. Dice Rajoy: “Lo que sea España lo deciden todos los españoles”. Pues por la misma regla de tres lo que sea Cataluña, lo deciden todos los catalanes. Con un par.
Hay muchas  personas de bien, sin religión ni hostias, que viven tan ricamente sin dogmas de fe, y a las que eso de las constituciones también se la airean. Además, las cosas que hacen unos hombres otros pueden cambiarlas.
Una Constitución no es una faja para gordas/os, que comprimen los michelines hasta el cuello y trincan las lorzas contra la columna. Un suplicio del que solo se libra una/o, cuando en la soledad de la alcoba se la quita y puede desparramarse a gusto. No es vergonzoso ser/estar gordo, lo que es una putada es que no puedas vivir con tu exuberancia a la vista, por el criterio de unos conachos.

 

Agnus Dei