República de las palabras

|

No se puede negar que el gobierno municipal de Ferrol carezca de palabras. Ha presentado, finalmente, los presupuestos comprometidos por el alcalde, aun cuando éstos, como se ha constatado, continúen adoleciendo de la falta –o ausencia, quién sabe si intencionada– de documentos indispensables. Palabras, al fin y al cabo, es lo que continúa aportando el equipo que preside Jorge Suárez, así que, bajo este punto de vista, no se puede decir que intenciones no le falten, aunque quienes lo respaldan no le den importancia a que ha sido necesario más de año y medio para que un gobierno bisoño se haya convertido en un gobierno rancio, al que precisamente ese exceso de palabras continúa ubicándolo en su parte del campo, plegado a la defensiva en términos deportivos, una vez demostrada la carencia de pasar al ataque, que es tanto como decir al plano de lo visible. Mientras tanto, vivimos en el reino –perdón, la república– de las palabras.

República de las palabras