El reto de la unidad de los alcaldes siameses

|

Todos para una y una para todos. Los alcaldes siameses –Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira; Martiño “2.0” Noriega, y Jorge “El Autócrata” Suárez– se coronaron juntos y se descalabraron juntos. Al regidor comunero–así llaman a los mareantes en la fala departamental– no le ha afectado mucho el desastre; él mismo ha confesado que no pierde la sonrisa. Con que le den un baño donde echar un pitillo tiene suficiente. El líder de la Marea del Sar –que se ha cargado la teoría tan arraigada en Galicia de “ponga un médico como cabeza de su lista y tiene usted ganadas las elecciones”– ha abierto la puerta a irse para casita. El alcalde coruñés, que ahora sí puede proclamarse con toda justicia el Príncipe de las Mareas, ya que es el que ha perdido menos apoyos, no ha dicho aún nada, pero tampoco se descarta que renuncie al acta de concejal. Si fuese por alguno que lo marca muy de cerca en este momento ya haría horas que sería exedil. Quítate tú para ponerme yo, que el paro es muy duro. Habrá que esperar para comprobar si mantienen la unidad de acción, pero ha quedado claro que a los ciudadanos no le gusta cómo actúan ni cuando van de la manita ni cada uno por separado.

El reto de la unidad de los alcaldes siameses