Las condiciones para un cambio de horario del Depor

|

CUANDO Tebas decide que tu equipo juegue un lunes por la noche es como si te dijeses: “Confórmate con que se salve del descenso, pero no se te ocurra aspirar a más”. Si a esos partidos para marginados se les añaden otros que son tres cuartos de lo mismo, los de las mañanas de los sábados o los domingos, ya no te queda más remedio que hacerle una novena a tu santo favorito para que en la última jornada de la Liga haya tres conjuntos con menos puntos. Eso o que los jugadores se rebelen como si fueran Espartaco, ganen puestos en la tabla y empiecen a fijar sus encuentros a horas respetables. Pues ya lo saben Mel y sus futbolistas, si quieren un cambio de horario en su jornada laboral, tienen que empezar a ganar a sus rivales y nada mejor que empezar haciéndolo con el Girona.  

Las condiciones para un cambio de horario del Depor