Un nuevo paisaje

|

AAhora, y aunque parezca lo mismo, los árboles nos permiten ver el bosque de otra manera aunque, por culpa de alguna especie, necesitemos más tiempo para que, 202 días después, algo florezca finalmente. 
Y lo que es cierto es que algo cambió: los portavoces y portacoces –no hacen falta nombres, todos los reconocemos– en un cambio que avergüenza e indigna a partes iguales, se ponen a regar el terreno, olvidando que hace unos días lo condenaban al fuego. 
Parece un chiste que a los Hernando y compañía el PSOE ahora les parezca un partido moderado y aquel que fue “la X” se reconvierta en hombre de Estado y fiel aliado. Cambió el paisaje: ya no interesan las especies bolivarianas ni las plantaciones en Irak, pues pasó el día señalado para hacer daño y, además, un juez dijo muy claro que todo aquello era un montaje policial de los hombres del mismo ministro que recibió a Rato o que solicitaba datos a un funcionario de Hacienda… y sigue en funciones, lo que supone que continuará con su función ante el asombro mundial. 
Y lo mismo vale para su jefe, que tampoco se enteró de este asunto ni de que la Guardia Civil prueba que hubo delito en las campañas de Valencia en 20011 y 2015, con Mariano presente y dando vivas a Camps, Rita Barberá y Cía, ahora acusados de blanqueo de dinero y delito electoral. 
Por aquí cerca una jueza investiga las cuentas del PP en Santiago cuando Conde Roa era alcalde y los medios denuncian otro amaño. Esta vez en la Dirección General de Tráfico, como se comprueba en unas declaraciones de la subdirectora con el representante de las autoescuelas. 
Y en Torrejón, uno de los “hombres fuertes” de Cifuentes está siendo investigado por unos contratos más que sospechosos y en Cádiz descubrieron la “herencia” de la que fue alcaldesa del PP: unos pufos y otros asuntillos bajo las alfombras. 
Y en medio de todo esto una nueva encuesta nos cambia el paisaje: para el 95% de los españoles la política cheira que fede y para el mismo porcentaje la economía va cuesta abajo en caída libre. Y de nuevo la misma disyuntiva: la coalición que pide el Partido Popular (con sus nuevos amigos PSOE y Ciudadanos) o la que pudo formarse con las fuerzas de izquierdas. O dejar que en minoría gobierne quien lo ha hecho hasta ahora.

Un nuevo paisaje