PENAR EN EL ÚLTIMO MINUTO

|

Al Racing de Ferrol le faltó ayer la suerte, elemento tan consustancial en toda competición deportiva, para traerse de Torrelavega tres puntos en la que parecía que podría haber sido la primera victoria del equipo local en su reentrada en la competición liguera de Segunda B. Y es que el empate del Tropezón tuvo lugar en el minuto 95, cuando ya se daba por cantada la victoria. A pesar de ello, su reentrada en la categoría empezó con buen pie teniendo en cuenta el resultado. Los aficionados racinguistas no podrán evitar el chasco, sobre todo porque no parece justa una igualada que ha impedido el primer triunfo del cuadro verde. Y es que se espera mucho de este conjunto, que volvió a dotar a la afición local de una ilusión de la que carecía desde hace años merced a una campaña realmente espléndida de la mano de José Manuel Aira. La confianza es plena y se mantiene.

PENAR EN EL ÚLTIMO MINUTO