SE MUERE

|

Después de Ferrol Vello, el centro de Ferrol está entrando en fase de moribundo. Pérdida de población –es zona cara, con pocos servicios e incómoda–, cada vez más comercios cerrados –los clientes de la zona no llegan–, desaparecieron estamentos como la Marina, Hacienda, etc., carece de accesos cada vez más, etc. Todo ello hace que la situación sea crítica y aún puede ser peor. Sorpresivamente se anunció el aumento de esa mal enfocada y perniciosa superpeatonalización, haciendo permanentes las terrazas veraniegas, provocando discriminaciones y protestas. Se pretende que las terrazas sean el impulso de la zona, olvidando que lo del verano no tiene continuidad en los rigores de otras estaciones. Solo sirve para aumentar la recaudación municipal. Y cuando se arregle la calle del Sol ¿por donde van a desviar el tráfico? No hay alternativa. Si la gente no encuentra comodidad en el Centro escapará de él y será una etapa más de la defunción ferrolana. Dios –y el Ayuntamiento– no lo permitan.

 

SE MUERE