Viajar desde Vigo pagado por todos

|

El todopoderoso Caballero, don Abel, alcanzó su objetivo, y de forma duradera. En las navidades de 2016 instaló un altavoz a la puerta de la sede de la Marea del Lagares y bombardeó a la xente do común con panxoliñas a todo volumen. “Ten compaixón de nós”, llegaron a implorar los mareantes a través de la redes sociales. Todos ellos estaban fuera de punto con el estruendo de los villancicos. Rubén Pérez, cabeza visible de la xente do común de por allí abajo, no ha vuelto a estar afinado desde entonces, y sus sugerencias lo demuestran. Ahora le ha dado por reclamar que los vuelos de Vigo a Madrid y Barcelona sean declarados de obligado servicio público para que así cuenten con financiación de las administraciones central y autonómica. Porque el Castromil ya pasó a mejor vida, que si no era capaz de reclamar una subvención pública para que a los seguidores del Celta les saliese barato desplazarse hasta Riazor. Aunque, claro, primero tendrá que subir el Deportivo... o bajar el equipo vigués.

Viajar desde Vigo pagado por todos