El enfado de las Meigas

|

 


LA idea general sobre las Meigas es que son personas afables. Lógico, son fieles a sus ancestrales orígenes, a aquellos tiempos en los que la mujer disfrutaba estando en casa y con la pata quebrada. Pero resulta que no, que tienen su carácter y se han enfadado porque Alberto Lema no les concedió hasta ayer el permiso para los actos de San Juan. ¡Con lo magnánimo que ha sido el concejal!, si hasta ha autorizado una fiesta infantil que se debía haber celebrado el domingo pasado... ¿De qué se quejan? Bastante afortunadas han sido de recibir la licencia antes del otoño.

 

El enfado de las Meigas