Un título espumoso para los coruñeses

|

Un ángel de Victoria’s Secret suele ser una sílfide. Incluso cuando se anuncia una modelo curvy en un desfile de la famosa marca de lencería, sobre la pasarela no aparece precisamente una mujer con más curvas que una carretera do país, sino un bicho palo con forma humana. Quizá con cien gramos más que sus compañeras de diseños para esqueletos, pero, al fin y al cabo, es otra flaca más. ¡Qué lejos está A Coruña de esos delgadísimos ambientes! Aquí lo que se lleva es la barriga cervecera, que, igual que un cuerpo de pasarela, hay que cuidarla. Y qué mejor para darle mimos que una Estrella Galicia. Hijos de Rivera facturó el año pasado 507 millones y produjo 308 millones de litros de cerveza. Que xa lle chega! Entre caber en una minúscula prenda de ropa interior y desbordar la cintura de cualquier pantalón no hay color. Y no solo en A Coruña, sino, a la vista de los resultados, en muchos otros puntos del mundo. No hay mejor aval para un fabricante de garimba. ¡Vivan el koruño y lo koruño!

Un título espumoso para los coruñeses