GENÉTICA

|

Contra lo que pueda sustentar la ciencia, pregunto: ¿el gen nace, o se hace? Perdida la línea genética Neanderthal, parece lógico que el hombre moderno, Cromagnon, deba compartir una genética casi exacta entre individuos dispares. Tomemos algunos ejemplares al azar: un Juan Carlos, un Benedicto, un Iñaki, y un Mariano.

Y si me apuran, complementemos con un Josep, o un Durán. Puestos todos en pelotas, se aprecia a simple vista que sus morfologías son dispares.

Podemos constatar diferencias que van: desde una picha brava, a otra fláccida, pasando por, desde un culo prieto a uno descolgado, y hasta otro inasequible al desaliento. Signifique esto algo o nada, tanto al analista ocasional como al científico recalcitrante, lo importante es que, moralmente, los ejemplares se parecen un huevo de pato. Aunque no sé si científicamente este hecho es relevante, estoy convencido de que los genes se hacen.

 

GENÉTICA