Riesgo de fuga

|

Sé que soy un pesao con el tema, pero me lo ponen a huevo. Asunto: Un verraco de la manada (uso la afección colombiana verraco: Persona echada p’alante que pone empeño en conseguir algo; no la española berraco: Cerdo macho destinado a la reproducción), ha intentado darse  a la fuga. En efecto: El Guardia Civil de la manada quiso renovar su pasaporte, el día que la Audiencia de Navarra lo puso en libertad provisional con retirada de pasaporte. Su intención: Quería quedarse en España. ¡Sí, por los cojones! Mientras, independentistas catalanes sin juzgar están presos por riesgo de fuga, por motivos sexuales del  Juez Llarena, porque otros se le largaron. Una razón “mu tonta”, pues se entregaron  a su criterio  sin intentar huir. Por menos, la Santa Inquisición rebanaba “los criterios” al más pintao. Bueno: ¿Y ahora qué hacer con el verraco? ¿Ponerlo pingando, darle unos azotes en el culo, o cascársela de nuevo? (me refiero a la prisión preventiva). Cuando escribo esto, la cosa está por ver.

Riesgo de fuga