TAOISMO FERROLANO

|

El yin y el yang son dos conceptos del taoísmo que exponen la dualidad de todo lo existente en el universo. Describe las dos fuerzas fundamentales opuestas y complementarias, que se encuentran en todas las cosas. Así, y aplicando este principio filosófico a la realidad ferrolana, nos encontramos con un gobierno del PP que quiere inaugurar un auditorio y para ello facilita a los ciudadanos un aparcamiento provisional. Su contrario, EU-BNG se oponen a la elección del espacio elegido y por supuesto se olvidan de proponer una solución alternativa. Ante un problema, unos dan una solución y los otros un motivo de oposición. Siguiendo la doctrina taoísta (no me la confundan con la maoísta), se vuelve a demostrar que nada existe en estado puro ni tampoco en absoluta quietud, sino en continua transformación. Otro ejemplo; como consecuencia de las obras del colector general sobre el vial de Irmandiños, éste se encuentra abierto en canal, siendo imposible su tránsito sobre él. Ante esta situación el gobierno del PP decide transformar la calle paralela más cercana a dicha vía –la de la Iglesia– en doble dirección para dar solución al problema.
EU-BNG se oponen a la referida decisión y nuevamente se olvidan de proponer una solución alternativa viable. Otra vez, y ante un problema concreto, una formación política intenta dar unas soluciones y los otros no. Sin duda alguna el yin y el yang son interdependientes, no pueden existir el uno sin el otro. Por ejemplo, el día no puede existir sin la noche. En este mismo sentido, no puede existir la manifa pretendidamente laboral, ni el casco de plástico “urbanístico-reivindicativo” sin la existencia del Partido Popular. El ruido necesita al PP, pues de lo contrario tiende a desaparecer. No obstante, otra característica del yin y el yang es su posibilidad de subdividirse a su vez en otro yin y yang. Esto sucede cuando, y continúo en clave ferrolana, una secretaria general del PSOE le abre un expediente de expulsión a una portavoz  municipal del… propio PSOE; pero esta última subdivisión no debe ser comentada en un simple artículo dominguero, pues se merece todo un ensayo titulado como en los buenos guiones de Goscinny– “La Cizaña”, o cómo hacerle ganar, otra vez, las elecciones municipales a la derecha.

 

TAOISMO FERROLANO