El batallón literario

|

DARÍO Villanueva forma junto a Manuel Fraga y Rouco Varela el trío de ases de la baraja de Vilalba. El cuarto, para completar el póquer, sería el capón, pero al carecer de naturaleza humana ocupa un puesto menos relevante. El ave no conoce mucho mundo hasta después de su muerte y eso si tiene suerte y alguien lo envía como regalo de Navidad a unos parientes que viven fuera de Galicia. En cambio, los otros tres son personas muy viajadas; de hecho, Villanueva llegó hasta Madrid, donde lo nombraron director de la Real Academia Española. En su despacho se afana en limpiar, dar brillo y dar esplendor a la palabra, pero también, por lo que se ve, en bruñir espadas, pues acaba de exigir al Estado que actúe “por cuantos medios legales sea posible” contra la independencia de Cataluña. ¡Cómo debió disfrutar el belicoso Pérez-Reverte en el pleno que adoptó ese acuerdo! Seguro que ya ha embadurnado en Sidol el estoque de Alatriste para ensartar en su punta fuet y butifarra con suma facilidad. ¡Viva el batallón literario!

El batallón literario