VA: ¡A RECAUDAR!

|

Sí, señor: el IVA es la forma más rápida de recaudar. Los países apuestan por subir este impuesto y no otros. En este periodo de crisis económica es verdad que a los gobiernos les cuesta tocar los impuestos porque conocen las consecuencias electorales y sociales que conllevan. Hay dos casi intocables: el de la renta, por el fuerte aumento del paro en los últimos cuatro años, y el de Sociedades por la facilidad que tienen las empresas para invertir en países con menores exigencias tributarias, por mucho que la Unión Europea se empeñe en trabajar en un espacio fiscal común.

Y vamos con el IVA: la gente, por muchas dificultades que atraviese, tiene que consumir, y gravar este impuesto con tipos generales más altos es la forma más segura y rápida de enriquecer las arcas del Estado, aunque sea el impuesto menos equitativo de cuantos tienen que hacer frente los ciudadanos. España se ha caracterizado por tener un IVA bajo durante muchísimos años. Además, es el país con menos recaudación de IVA respecto a su PIB en toda la UE.

Esto confirmaba en su día que el Gobierno tenía margen para subirlo y así lo hizo. Con ello, espera recaudar 5.100 millones más, cuando a partir de hoy el tipo general pase del 18% actual al 21%. Con este aumento nuestro país se equiparará al resto de Europa: Francia, por ejemplo, tiene un tipo general del 21,2% Finlandia y Portugal soportan un 23% y nuestro país igualará los mismos niveles que Bélgica o Lituania. Un peldaño por debajo se encuentran Reino Unido, que conserva, de momento, un tipo del 20% y Alemania y Holanda, que lo mantienen en el 19%, quizás porque sus finanzas públicas están algo más saneadas, algo fundamental en los tiempos que corren.

El auténtico drama español con el IVA viene dado por los parámetros de la cultura y los útiles de la enseñanza. El teatro y el cine se verán muy seriamente afectados y en lo relativo a la docencia y discencia, todo sube: desde una goma de borrar hasta un cartabón. ¿Acaso queremos niños mas “burros”?

VA: ¡A RECAUDAR!