De cargos y cargas

|

Los nuevos ediles ya tienen cargos –encargos– y conviene que sepan que en la mochila también hay cargas. Hay que cargar, entre otras cosas, con la responsabilidad de ganarse el sueldo que le pagamos los vecinos. 

De ahí que sería bueno que la próxima vez que entren en el palacio municipal de María Pita dirigieran una mirada a la leyenda que figura en la escalera, según se entra a la izquierda, y que les voy a recordar: “Nobles discretos varones (y hembras, añado yo) que gobernáis la ciudad: en estos escalones desechad las aficiones, codicias, amor, ruido. por los comunes provechos dejad los particulares; pues os hizo Dios pilares de tan riquísimos techos. Estad firmes y derehos”.

Vamos que traducidos es que “al tajo” pensando en vuestros conciudadanos y no en intereses particulares, o de partido, y no permitáis que la codicia o la amistad tuerza vuestra obligación que solo es servir y no serviros del cargo. Así que firmes y derechos que dejó escrito el bardo. 
Ya hace días le trasladaba a doña Inés Rey una serie de encargos de la ciudadanía poniendo el acento a temas cotidianos como el tráfico, el tránsito pacífico por las aceras, la vigilancia y el cuidado de parques y jardines y del dinero común. 

Viene esto a cuento a raíz de la reunión mantenida con el delegado del Gobierno, Javier Losada, y la subdelegada, Pilar López-Rioboo, anunciando que las obras para la nueva estación del AVE costarán cuarenta y ocho millones y estarán lista para 2022. 

Causa estupor que se hagan obras, ¡otras!, en la estación y que, publicidad y propaganda al margen, señor Losada, lo cierto es que Galicia contará con el AVE veintitantos años después de lo prometido, costando el doble de lo previsto, y bajo la administración del PSOE y PP que montan tanto en este largo período y en este tiempo perdido .

Y no hablemos de “cuartos” cuando se nos dice que habrá “una nueva cubierta” después de la tela gastada en las últimas reformas. Les quedó muy fino el epílogo al trío que nos informó sobre la “buena nueva”: las loas al Gobierno de Pedro Sánchez  solo diez días después de la llegada a María Pita del nuevo equipo municipal.

Con estos antecedentes esperamos las mejoras en la avenida de Alfonso Molina, la ría do Burgo, el incremento en la plantilla de la Policía Nacional, entre otras muestras del maná que nos espera. Claro que, por otros antecedentes, no tenemos la fe del carbonero. 

De cargos y cargas