Sanidad del futuro

|

stos días debería estar celebrándose en Barcelona el Mobile World Congress (MWC), la cita más importante de tecnología móvil a nivel mundial. En los últimos años el evento servía como paraguas para presentar novedades tecnológicas de todo tipo. Desde Inteligencia Artificial a minería de datos, dispositivos portátiles, innovaciones en materiales de última generación como el grafeno. Y por supuesto móviles, claro, como el despliegue del 5G.
Sin embargo, el temor al contagio masivo por el coronavirus motivó una cascada de cancelaciones que acabó con su cancelación. Un varapalo de primer orden para muchas start-ups que trabajan todo el año con la vista puesta en el escenario de primero orden que supone este congreso.
El Barcelona Health Hub es una institución para potenciar el ecosistema de la innovación sanitaria que lleva en marcha poco más de un año. Para ellos la cancelación del MWC, y sobre todo del 4 Years From Now (4YFN), el evento donde se presentan la mayoría de las start-ups también supuso un fuerte varapalo. Y por eso se pusieron manos a la obra para sacar adelante su propio evento, en el cual explicar todo lo que se está haciendo en torno a la salud digital.
Este pasado martes intentaron concentrar en un solo día lo que daría de sí los tres del 4YFN y lanzaron algunos mensajes que ya empiezan a ser como la gota china que está anunciando la transformación de los sistemas sanitarios. 
El envejecimiento de la población y unos recursos menguantes hacen que la sostenibilidad del actual sistema sea más cuestionada que nunca. Su propuesta es usar todo lo que la tecnología ofrece para intentar solventar estas deficiencias y humanizar al mismo tiempo la propia atención. Si las máquinas hacen parte del trabajo, los médicos podrán volver a mirar a los ojos a sus pacientes.
No es un camino sencillo y antes habrá que vencer muchas reticencias. Sin embargo, la tecnología bien usada nos deberá permitir hacer cosas que ahora mismo no son posibles. La entrada de nuevos actores en el sistema como Google o Amazon siembran ciertas dudas, pero es que tal y como están planteadas las cosas, ahora mismo el actual modelo camina hacia la quiebra. Es necesario apostar por nuevos conceptos como la prevención y para ello, el uso de los datos se presenta como crucial. Luchar para que los pacientes sean quienes tengan el control sobre ellos no será una cuestión banal.

Sanidad del futuro