Un fin de semana de lo más feliz

|

ya era hora de que los deportivistas vivieran un fin de semana tranquilo. De que nadie te pregunte en el ascensor si crees que Seedorf ganará algún día un partido. De que por la calle no se vean rostros sombríos. De que nadie desee con todas sus fuerzas que por fin sea lunes. Y todo esto se lo debemos a la Selección española y al parón que sus partidos amistosos han provocado en el calendario de la Liga. Una lástima que el mundial de Rusia no esté más cerca o que la Federación de fútbol decida que se suspende la competición hasta nuevo aviso. En una semana, todo volverá a la triste normalidad.

Un fin de semana de lo más feliz