Urdangarin cumple un año entre rejas y ya piensa en el futuro

|

UN año ha cumplido Urdangarin en la cárcel de Brieva; ya le quedan solo otros cinco meses para que pueda solicitar su primer permiso penitenciario. Es tiempo dabondo, tanto el que ya transcurrió como el que queda hasta su primer fin de semana franco de ría, pero dicen que no lleva mal del todo su encierro. Reparte su jornada entre las tareas agrícolas, pues sacho en mano se dedica al cultivo de tomates y pimientos y el cuidado del cuerpo, pedaleando en un bicicleta estática y haciendo ejercicios gimnástico en unas espalderas. Vamos, que va a salir de la prisión en plena forma. Como a los sindicatos agrarios les dé por organizar unas olimpiadas verdes y se apunte valiéndose de su condición de pequeño agricultor, arrampla con todas las medallas. Si después las vende, a lo mejor hasta puede pagar lo que debe.

Urdangarin cumple un año entre rejas y ya piensa en el futuro