Campañas solidarias

|

El crecimiento económico de un país no siempre va unido a la Justicia Social y a la distribución de la riqueza. El crecimiento económico dirigido solo hacia una parte de la sociedad genera desigualdad, precariedad y pobreza. Por culpa de estas situaciones es muy importante la llegada de unas fechas familiares tan señaladas como las fiestas navideñas para que muchas organizaciones no gubernamentales y entidades sociales afronten campañas solidarias de captación de recursos económicos y materiales para la distribución entre los ciudadanos y las familias más humildes de las poblaciones más cercanas a sus sedes sociales.
Cuando nuestros gobernantes no quieren o no son capaces de garantizar una renta mínima o unos ingresos suficientes para todos los ciudadanos sin recursos nos encontramos con que estas entidades sociales, que forman parte de la sociedad civil, juegan un papel fundamental y básico para que miles de familias puedan seguir sobreviviendo, con un mínimo de dignidad. No solo les suministran alimentos sino que les ayudan a pagos puntuales de los alquileres, a sus facturas de consumo eléctrico y gas, sin olvidarnos de los gastos extraordinarios cuando algún miembro familiar requiere atención odontológica u oftalmológica así como también al pago de ciertos medicamentos y gastos extraordinarios, como el transporte público, entre otras situaciones de necesidad.
Por todas estas circunstancias es cada vez más necesario el voluntariado y el compromiso activo de la sociedad civil para con sus semejantes, especialmente con los más vulnerables de una sociedad cada vez más desigual.

Campañas solidarias