El floricultor que mima la chorima

|

“ZINEDINE, o Fertimón” no suena bien, no rima como cuando es Ramón el interpelado. Un ripio de ese tipo da popularidad a una campaña publicitaria, lo que hace pensar que la empresa fabricante de abono y el floricultor madridista nunca irán de la mano, salvo que una u otro se rebauticen. De todas formas, parecía que Zidane no tendría problema para mantener esplendorosa su flor, pues Lopetegui y Solari dejaron compost dabondo en el Bernabéu. El vasco se fue con el equipo a siete puntos del Barça; el argentino, a doce, y el francés ya lo tiene a 18... A Segunda no bajará, pero la flor más que una rosa parece unha chorima.

El floricultor que mima la chorima