Un plenario quentiño

|

JULIO, la primera quincena de julio, es la fecha elegida por En Marea, originariamente un espacio multicultural hispano-galaico y ahora sabe Dios qué, para celebrar su plenario, o sea, lo que en un partido normal sería el congreso. ¡Cómo van a estar de calentitos los ánimos poco tiempo después, cuando se celebre el Día da Patria!, porque en el cónclave va a haber tensión, mucha tensión. Al exjuez y virtuoso de la gaita y la zanfoña Luís Villares le van a pitar los oídos como si el saxofonista de la París de Noia o de la Panorama, eso va a gusto del consumidor, estuviese tocando ó seu carón. Hay demasiadas cuentas pendientes con él por la traiçom que cometió al aceptar ser bivoceiro. La loita por el control del partido instrumental puede ser, por lo tanto, tremenda, incluso hasta violenta si al grupo de boxeadores a los que entrena el santón jurásico del nacionalismo de la nazón de Breogán Xosé Luís Méndez Ferrín le da por hacer otra exhibición. Y Villares, sin secretario que lo proteja, me cahis...

Un plenario quentiño