INJERENCIAS

|

Puede ser que sea una persona bien pensada. Puede ser que siga muy de cerca la actividad productiva de Navantia y que tenga muchas esperanzas en que pronto lleguen nuevos contratos a nuestro astillero. Puede ser. Por eso me creo que la decisión de su dirección de derivar varios bloques del flotel a Cádiz no pretenda otra cosa que cumplir con los plazos de su construcción.
Si no me equivoco son 86 los bloques de los que consta el flotel, y ocho, los que se van a realizar en Puerto Real, es decir, que la factoría gaditana va a asumir una carga residual de la obra; parece que la estrictamente necesaria para recuperar el retraso.
A la opinión pública llega casi siempre una única versión de lo que pasa en la factoría; la de los sindicatos y los políticos oportunistas, que cargan alegremente contra la dirección de la empresa que, si nos atenemos a lo que dicen, son unos completos ineptos.
Mientras, Navantia se defiende mal y tarde, lo que nos priva de llegar a conocer la verdad, o parte de la verdad del por qué de este injustificable retraso.
Navantia es una empresa estatal, dependiente de la SEPI y por lo tanto en diversos aspectos de varios ministerios. Tiene factorías en Cartagena, Cádiz y Ferrol y su sede central en Madrid, pero la empresa es una sola, y por lo tanto su dirección es soberana de organizar el trabajo como mejor crea conveniente en su beneficio global y en cumplimiento de sus compromisos.
Lo siento por los voceros populistas que quieren manejarla a su antojo como si fuera suya, o que creen que sería mejor trocearla y que fuera de una región de España para instalar en ella su particular “corralito”.
En un país serio Navantia no tendría por qué justificar sus decisiones industriales, pero el oportunismo de unos y la mala intención de otros, hacen que Navantia tenga una mala prensa que, sin duda, en nada la beneficia para la consecución de nuevos contratos.
El viernes pasado nos enteramos de que los jackets finalmente se van a construir en Fene en vez de en Puerto Real… ¿ahora qué? ¿nos seguimos quejando o lo celebramos?

 

INJERENCIAS