Indefensión ante los bancos

|

A lo largo de muchos años algunos responsables de sucursales bancarias han ejercido demasiados abusos hacia algunos de sus clientes habituales, como consecuencia de una morosidad de buena fe que les crearon, además de una evidente indefensión, problemas personales, familiares y a la propia salud. 

Los abusos no sólo eran por cuestiones bancarias, sino también  emocionales, sexuales, económicos y psicológicos. De algunos de ellos hemos sido testigos muchos de nosotros, a lo largo de varios años,  y podemos poner algún ejemplo de éstos casos reales. 

El caso de aquel responsable bancario que, ante una deuda hipotecaria, le aconseja a su clienta que se dedique a ejercer la “prostitución” para poder pagar puntualmente las cuotas. 

Otro aquel director de sucursal financiera que se presenta en una vivienda particular, a la hora del almuerzo para comentar, delante de toda la familia incluso con hijos menores, que tienen unas cuantas deudas pendientes de la hipoteca de la vivienda habitual. Aquél otro interventor que se dedica a buscar los teléfonos y llamar a varios vecinos del edificio, donde vive un deudor hipotecario, para preguntar por el mismo y, aprovechando la ocasión, comentarles dicha situación a los vecinos, sin tener en cuenta la más mínima ética profesional. 

Otro responsable bancario se dedicaba a llamar a algunos clientes, cada semana, para soltarles el mismo consejo: “sino paga se quedará sin vivienda y además sin la casa de sus padres por ser avalistas”, sabiendo que sino pagaban es por falta de los recursos necesarios. 

Son muchas, quizás demasiadas, las situaciones abusivas e injustas, actuaciones inhumanas y poco creíbles pero reales. Finalizaría con el caso de aquel otro responsable financiero que “acosaba” a una familia humilde, deudora de buena fe, con la mentira de que podrían ir a prisión sino pagaban las cuotas de su hipoteca, puntualmente. Vergonzoso … 

Indefensión ante los bancos