Sobre el mando único

|

En una larga entrevista concedida a la Cadena SER el pasado jueves Ana Pastor, ex de muchas cosas y con un historial que todos conocemos, culpabilizó de todos los males de la pandemia “al mando único”, negando con total desfachatez que la sanidad está transferida a las comunidades al igual que las residencias geriátricas.   En una de sus respuestas llegó a decir que sobre culpas tendrán que hablar los tribunales. En eso están en Aragón donde un juzgado ya condenó a los responsables del gobierno (por cierto del PSOE)  pues a ellos se debe la vigilancia y  cuidado de sus ciudadanos. 

Seguramente Ana Pastor –ex ministra de sanidad, ex ministra de fomento, ex director general del Sergas en Pontevedra, entre otros muchos cargos con la “camisola” del PP y arropada por su mentor Mariano Rajoy – confía en que a los ciudadanos nos falle la memoria y no recordemos  que los recortes sanitarios –que dejó al sistema como todos comprobamos– o en dependencia –aquí el agujero se cifra en nueve mil millones de euros– son la consecuencia visible en el desastre de la pandemia padecida. 

Es increíble, obsceno diría yo, que con la documentación publicada sobre la actuación de las autoridades madrileñas en esta crisis sanitaria, sean ignoradas, tapadas, por alguien tuvo  responsabilidades tanto profesionales como políticas .Es de sobra conocida la denuncia de los socios de gobierno en la comunidad  madrileña, con documentos en mano como el famoso protocolo que al parecer también circuló por este lado del Padornelo. 

Ah y por estos lares aún se le recuerda a la exministra de Fomento  sus actuaciones y desplantes después del accidente ferroviario en Santiago de Compostela. En la entrevista a que hacemos referencia una y otra vez Ana Pastor volcaba sus críticas hacia el mando único y escondía las vergüenzas denunciadas, y algunas ya castigadas en los tribunales y otras a la espera de conocer el fallo definitivo. Sin duda no recuerda que la marea blanca –los sanitarios– vuelven a manifestarse en las calles y que la precarización de la sanidad pública a la vez que se primaba la ayuda a las privadas, son parte ya de la historia negra del paso del Partido Popular  por los gobiernos. 

Finalmente un recordatorio: el mando del PP lo dirige a distancia FAES. El único que lo tiene en último lugar es el ciudadano. Y por cinco veces y a través del voto, señaló a quien no le quiere entregar las responsabilidades de gobierno.

Sobre el mando único