Una elección un poco complicada

|

el Carnaval, históricamente, siempre ha sido esa celebración provocadora en la que el pueblo aprovechaba para sacar los colores a sus gobernantes, tirando del anonimato que otorgaba un antifaz. Ahora, sin embargo, la crítica se ha institucionalizado, de manera que, un año más, en A Coruña, el protagonista del dios Momo, ese irreverente monarca del entreido, vuelve a ser el alcalde herculino, convertido en bufón de colorido sombrero en manos del concejal de del ramo, ataviado como un diablo. De modo que, lo de que Ferreiro protagonice el Momo se está convirtiendo ya en una tradición en A Coruña.

Una elección un poco complicada