MANUSCRITOS ILUMINADOS

|

En la sede coruñesa de fundación Abanca, hasta el 19 de marzo, se exponen joyas lingüísticas de primera fila: “Tesoros ocultos. Los manuscritos  iluminados más valiosos de Europa”. Documentos escritos a mano. Excepcionales por su antigüedad e interés artístico. Veinte años de conservación y difusión del patrimonio bibliográfico mundial a cargo y perseverancia de Manuel Moleiro.Entre las obras expuestas figuran atlas y mapas, códices de monasterios, libros bíblicos, libros de horas, medicina y miscelánea con primacía del “Pergamino Vindel”. Cántigas de amigo como norte crucial de la cultura gallega.
Yo sospecho que ya en el claustro materno, a través de las lecturas de mi progenitora, me enamoraron los libros. Antes que estudiase el silabario- mi mamá me mima, mimo a mi mamá- yo  ya sabía leer. No me pregunten cómo pero les cuento la verdad a pie juntillas. Mis osos de de peluche eran los libros que leía en tal momento. 
Llegaba a tanto mi vorocidad lectora que al dormir, agotado de sueño, pedía a Dios prorrogarse mi existencia para terminarlo. Seguramente porque los libros definían y configuraban mi auténtica realidad.
Cierto que las vivencias determinan nuestra conducta.  Viví también- niñez y pubertad- la caligrafía. Habilidad de escribir a mano con hermosa letra. A parte de los palotes ensayábamos diferentes tipos, letra inglesa,  gótica alemana y de palo tieso. 
Se buscaban pendolistas de mérito para iluminar textos con esa gracia  que Dios infunde al hombre. Como nuestro “Pergamino Vindel”- hallado por el librero madrileño del cual recibe nombre en 1914 y hoy depositado en la Morgan Library de New York- constituido por siete “Cantigas de amigo” atribuidas al juglar gallego Martín Codax.
 La muestra da en itinerario medieval. Crónicas, costumbres, pensamientos, reflexiones y divulgación filosófica de manera de ser. Pues conforme vas leyendo- decía el maestro, vas creciendo.

MANUSCRITOS ILUMINADOS