Una china que no conoce San Froilán

|

Paco Vázquez, el coruñesismo hecho hombre, sostiene la teoría de que todas las chinas tienen las piernas “tortas” –término que desmonta la acusación de que sufre sarpullidos en la lengua cuando pronuncia una palabra en gallego–. Pero también hay chinas que tienen el cerebro torto. Es lo que le ocurre a una vecina de Liayungang, que sueña con ser una famosa bloguera. Lo preparó todo para mostrar cómo disfrutaba de su cena: un pulpo vivo, pero el cefalópodo se agarró a su cara y no había forma de despegarlo. Ella estaba aterrorizada. Habrá que invitarla al San Froilán para que sepa lo que es el buen pulpo.

Una china que no conoce San Froilán