Ya está bien

|

El pueblo español es tremendamente paciente como estamos comprobando en la actualidad. Creo que el famoso Job era antepasado nuestro ya que su vida coincidió en muchos aspectos con la que estoicamente aguantamos. Y que ya está bien de soportar. Estamos asistiendo como espectadores –y como perjudicados– a un espectáculo que dice muy poco en favor de la clase política que desgraciadamente padecemos. Episodios lamentables de corrupción aparecen con una cadencia que parece programada. Hoy surge un escándalo de corrupción en un partido, mañana en el otro; al día siguiente en el tercero; y luego vuelta a empezar y a escuchar los cantos de sirena de cada uno pregonando sus supuestas virtudes y poniendo de limpio al adversario. Lamentable en todos los niveles políticos. No oculten sus ineptitudes con estos execrables hechos. Trabajen –que para eso les pagamos y bien– en resolver los problemas que nos afectan, fundamentalmente el paro y la situación económica.

 

Ya está bien