El paro sigue descendiendo

|


EN un país en el que el número de parados rondó los cinco millones, cualquier descenso que se produzca en las listas del Inem es una gran noticia. Luego ya llegarán las matizaciones sobre la precariedad y la temporalidad del empleo. Sin embargo, seguro que a la gran mayoría de los 435.000 españoles que firmaron un contrato en el segundo trimestre del año, lo que les importa, por encima de otras cuestiones, es estar cobrando una nómina. Aún así, la situación dista mucho de ser la idónea, hay que tener en cuenta que la tasa de desempleo está todavía por encima del 20% y eso supone que todavía hay muchas personas que no consiguen trabajar pese a intentarlo. De Guindos ya salió a la palestra para asegurar que a final de año se bajará de ese porcentaje y que se espera un tirón de la colocación en los próximos dos trimestres. El problema es que la incertidumbre política hace que cualquier previsión a medio o largo plazo no sea más que una cábala o una declaración de intenciones.

El paro sigue descendiendo