“Un relato de realidades”

|

¡Ay!, cuánto nos rasgamos las vestiduras con las declaraciones del relator de la ONU sobre la pobreza extrema y los derechos humanos en su visita a España. El profesor Philip Alston nos sitúa ante el espejo cóncavo de la realidad, capaz de deformar el triunfalismo a veces exhibido como país del primer mundo, mostrándonos un patio trasero con gente sufriendo penurias económicas y sociales, independientemente del territorio en que vivamos, según testimonios recogidos en Madrid, Galicia, País Vasco, Extremadura, Andalucía y Cataluña. Aquí, estuvo en Monfero visitando una escuela y se reunión con familias afectadas por la exclusión social y el riesgo de pobreza.

Pero que mejor que recoger fielmente lo escrito por la ONU. Así, dice que en 2018, el 26,1% de la población en España y el 29,5% de los niños se encontraban en riesgo de pobreza o exclusión social. Más del 55% experimentó algún grado de dificultad para llegar a fin de mes y el 5,4% sufrió privación material severa. La tasa de desempleo del 13,78% es más del doble de la que presenta la media de la UE, y ha sobrepasado el 30% para los menores de 25 años. Por cierto, algo ya publicado por el INE.

Hasta se atreve a decir su origen. Así, dice estar en decisiones políticas de la última década, capaces de favorecer el aumento del 24% de los ingresos del 1% más rico, mientras el 90% restante no creció ni un 2%. Además, dice, El Estado optó por recaudar un 5% menos de impuestos que cualquier otro gobierno europeo, impidiendo gastar más en protección social. 

Claro está, quedan retratados los apóstoles de la reducción de impuestos y lo saben, a pie juntillas, nuestros gobernantes.

Por poner un ejemplo. Desde que se inició la última crisis económica, no hemos vuelto a saber nada de cómo resolver el problema de la vivienda para nuestros jóvenes. Eso sí, muchas elucubraciones teóricas ante el reciente descubrimiento del mantra del alquiler, solución última que se nos quiere colar. Pero la realidad es un alquiler acaparado por los pisos turísticos, hasta con viviendas sociales puestas en manos de fondos especulativos. Aquí, las responsabilidades están muy repartidas pues las Comunidades Autónomas son competentes en la materia.

Hay más, listas de espera interminables en dependencia, educación infantil pública insuficiente, servicios sanitarios deficientes en los pueblos, ….

Constituido, por fin, el Gobierno de España, es hora de pasar a la acción para revertir la situación en que nos encontramos. Hay tajo de sobras. Manos a la obra.

ramonveloso@ramonveloso.com 

“Un relato de realidades”