POLÍTICOS Y POLITICASTROS

|

Pido que no se llame políticos a quienes no lo son. La política no tiene nada que ver con los mentirosos, ineptos, falsos y corruptos. La política es tan antigua como el ser humano y etimológicamente viene del griego polítikos, que es servir a la comunidad, hacer ciudad y sociedad civil, lo contrario, es politicastros, villanía, avaricia y falta de dignidad, faltando al cumplimiento del deber.
El desprestigio de la política es consecuencia de los impostores y topos mercenarios dedicados a la política, introducidos por otros poderes organizados a modo de mafia, especuladores que amparan y financian las campañas de estos falsos políticos para hacer su negocio. Estos y los políticastros expulsan de la carrera política a los honestos con capacidad y mérito, con vocación de servicio al pueblo.
Conocí personas de distintos partidos, serias y capaces, que fueron arrinconadas. No extraña que la gobernanza esté tan mal. Los ciudadanos tenemos que prestigiar la política y castigar a los corruptos, retirándoles el apoyo en las urnas y la justicia, castigar a los politicastros que no cumplen el contrato con los votantes, que nos engañan a sabiendas, colocando en las administraciones a dependientes, no independientes, para defender al demos.
Política la hubo y la habrá siempre, pero en democracia nos debemos implicar todos al servicio del bien común. Falta cultura democrática, que se debía enseñar en las escuelas, puesto que no lo hacen los partidos políticos con la actual Ley electoral, que da todo el poder a los dirigentes del partido que procura situar a dóciles incompetentes en puestos de responsabilidad.
Así, el electorado vota al partido, no a las personas, a las que ni conoce. Parece que en política vale todo, no debe ser así, porque perjudica a mucha gente, arrojándola a la miseria por culpa de politicastros que solo van a lo suyo, sin proyecto común.

POLÍTICOS Y POLITICASTROS