Modelo de sociedad

|

Al parecer hay que buscarse un nuevo modelo de sociedad para sustituir al que tenemos, así por lo menos lo manifestaba un periodista al dar una noticia sobre la disminución y el envejecimiento progresivo de la población en España. Supongo que al comentarista de turno o al encargado de elaborar la susodicha noticia, eso de que haya muchos viejos y pocos niños le pareció un tema peliagudo. Veía con buenos ojos, como es lógico, que se prolongara la esperanza de vida de los mayores, pero no acababa de tener claro el tema de los niños. Según decía, para tener descendencia la gente joven, entre otras cosas, tendría que tener la vida un poco mejor resuelta de lo que realmente ocurre en la actualidad. Sobre todo tendría que tenerla resuelta antes de que sobrepasara con creces la treintena. Así que ante la duda, salió con lo del “modelo”.
La ocurrencia, aunque se quede solo en eso, no deja de tener cierta trascendencia, pues los seres humanos no somos, en términos filosóficos, “animales sociables” porque sigamos ningún “arquetipo o punto de referencia para imitarlo o reproducirlo”, o sea un modelo; lo somos por naturaleza, porque como seres inteligentes deseamos perpetuarnos, querernos, vivir en paz y cuidarnos, entre otras muchas cosas. Así que si hay problemas, no será tanto por culpa de ningún “modelo” como por cierto grado de deshumanización, que en todo caso habría que corregir.
Supongo que Hitler y los suyos tenían su modelo de sociedad, por eso decidieron acabar con los más débiles o considerados inútiles. Yo no digo que el periodista a quien me refería al principio, se estuviera refiriendo a ese tipo de planteamientos. Sólo quiero reseñar el peligro que conlleva plantear las cosas, como si los seres humanos fuéramos una especie de ganado que hay que organizar de la mejor manera posible y que los desvíos se pueden corregir con planteamientos puramente racionalistas.
No voy a entrar en lo que para mí es la verdadera problemática del desequilibrio social en que vivimos. Estoy un poco harto de recibir insultos y recriminaciones, por no atenerme a lo políticamente correcto. Tampoco tengo que dar consejos a nadie, a estas alturas ya no creo que llegue a conocer otro “modelo” de sociedad. Así que me limito a disfrutar de lo que le queda de humano al nuestro, que supongo tiene mucho que ver con el mal llamado “modelo” de familia, que no es otra cosa que el seno en el que los seres humanos nacemos, nos desarrollamos y existimos. Eso sí, no voy a ocultar, que para mí, como creyente, si existe algún arquetipo o patrón, más que modelo, es el de la Familia de Nazaret. Así que, sin ánimo de molestar y para quien le guste el agasajo: ¡Feliz Navidad!
 

Modelo de sociedad