La bomba de la patronal enxebre no llegó ni a foguete

|

EL mastodóntico presidente de Corea del Norte, Kim Jong-un, el único gordo de su país, anuncia que va a lanzar un misil y lo lanza; el mundo entero se pone de los nervios, pero él demuestra que es un hombre de palabra; una palabra repugnante, pero una palabra, al fin y al cabo. En cambio, en la Confederación de Empresarios de Galicia hacen una promesa y, como si al frente de ella estuviese Tierno Galván, no la cumplen. El Estado Mayor anunció un estoupido que haría temblar el mundo y se llevaría por delante a José Manuel Fernández Alvariño y a Antonio Dieter Moure, los predecesores del actual presidente, Antón Arias, y, al final, nada de nada, no habrá batalla judicial contra los exmandatarios. Pontenciar el sector pirotécnico está bien, pero anunciar una bomba y no echar ni un foguete...

La bomba de la patronal enxebre no llegó ni a foguete