“BUNKERING”: ¿AL SERVICIO DE QUIÉN?

|

Decía Alexander Pope que el que dice una mentira ignora la tarea asumida, porque estará obligado a inventar veinte más para sostener la certeza de la primera. Por eso el PP vive inmerso en una vorágine de mentiras que solo busca tapar las trampas anteriores. Y así, lo que es aplicable a los sobres de Rajoy, al yate de Dorado o al “peñazo” de Gibraltar sucede también en expedientes mucho más cercanos. Como prueba el cúmulo de mentiras, negligencias y perversiones que destilan los instruidos ad hoc por la mano derecha del alcalde de Ferrol para autorizar gasolineras flotantes en nuestras rías. Siendo más exactos, en el expediente para incorporar la ría de Ares como zona de servicios portuarios con pretensión de “bunkering” a buques fondeados se puede ver un correo en el que un técnico se permite aconsejar a su director “desbloquear políticamente” la suspensión impuesta por la Consellería de Mar hasta la emisión y valoración de informes de impacto tanto ambiental como sobre el plan gallego de acuicultura. Estudios y suspensión finalmente obviados en dicho expediente, bien con burla para dicha Consellería o bien con su pleno consentimiento gracias al mentado desbloqueo. Y otro tanto de mentira, negligencia y perversión encontramos en el informe de la Secretaría Xeral para o Deporte que se desentiende del tema porque no le consta práctica deportiva alguna en una ría como la de Ares que, un día sí y otro también, alberga remo, vela y windsurf. Pero el colmo es que quieran envenenarnos la ría justo después de invertir 88 millones de euros de los contribuyentes en su depuración. Pero ¿al servicio de quién está el señor Vilariño? ¿Al de los ciudadanos que en su día lo votaron como concejal y que también votaron a los que lo pusieron al frente de un ente público como el Puerto de Ferrol o al de las navieras que se ahorrarán los amarres para cargar combustible y de las petroleras que sólo pagarán 0,10 céntimos por tonelada de carburante suministrado? La respuesta es evidente. Al señor Vilariño le importa un huevo la integridad de nuestras rías y, lo que es peor, el pan de las cientos de familias que viven de ellas. De nuevo un señorito de la derecha utilizando su cargo público para someter los intereses de todos a los de algunos. Tomemos buena nota.

“BUNKERING”: ¿AL SERVICIO DE QUIÉN?