CARIDAD O ESTADO DE BIENESTAR

|

Cuando una gran cantidad de familias lo están pasando mal, en demasiados países del planeta y en los últimos tiempos mucho más cerca de nosotros, en España, Portugal, Irlanda, Grecia, Italia… hay personajes que siguen siendo cada vez más materialistas, egocéntricos, con una gran autoestima y que se creen auténticos dioses viviendo ajenos a la realidad de la “miseria económica” que sufren muchos de sus vecinos.

Esto no va con ellos y poco les importa lo que pasa a su alrededor, incluso se atreven, con su paranoia mental, a considerarlos como culpables de su situación personal y familiar en vez de lo que realmente son: víctimas. Algo similar ocurre con muchos de nuestros gobernantes, pronto cambian sus principios y ya no les preocupa mantener un estado de bienestar o de asistencia social básico, prefiriendo apostar por la “caridad” que ofertan entidades sociales y benéficas como Cáritas, Cruz Roja, Bancos de Alimentos, empresas privadas... y que sean ellas las que se encarguen de dar de comer a esos miles de familias a las que representan y les han votado, depositando en ellos su confianza.

No se puede vivir, con normalidad, en unos países en donde las diferencias sociales son cada vez más alarmantes, los pobres son cada vez más pobres y los ricos más ricos. El pecado mayor es que somos todos conscientes de las situaciones de precariedad económica y social de millares de familias y, sin embargo, muy poco hacemos para remediarlo.

CARIDAD O ESTADO DE BIENESTAR