SATISFACCIÓN EN LA RÍA

|

La gran cantidad de malas noticias con que se han acostumbrado a vivir los mariscadores hace que cualquier buen dato, por pequeño que sea, cobre una gran dimensión. Y ya no digamos cuando se trata de un hecho realmente destacable, como lo es el que la producción de este año triplique a la de 2011. Sin duda es una gran novedad, que levantará los ánimos siempre alicaídos de los miembros de la cofradía y, lo que es todavía más importante, confirma la necesidad de estar siempre en guardia para actuar en cuanto los furtivos se adentran en el agua. Haciéndolo, los bancos de cría seguirán dando un rendimiento extraordinario.

SATISFACCIÓN EN LA RÍA