¡Jo, qué tropa!

|

Las huestes del PP (probablemente el partido político de todo el mundo con más personal en el trullo), refuerzan su vanguardia con la elección de portacoces que superen ¡mira que es difícil superar a Hernando! el clima rufianesco de pasadas jornadas. 

Lo intentan  con el fichaje de una aristócrata con tres nacionalidades y un entrenamiento en el programa de la COPE: esa piadosa  emisora bendecida por todos los santos y la jerarquía española con un insultador profesional. 

Cuentan crónicas que su nombramiento no fue recibido, precisamente, con grandes muestras de entusiasmo pero ahí está para embarrar el terreno. No hay obreros, que se sepa, en el Congreso ni jubilados o parados, pero ya tenemos una marquesa. ¡Viva la República, es la primera exclamación que oímos a nuestro alrededor cuando se conoció el nombramiento. 

Otro fichaje del Partido Popular que, a lo peor, tiene que anotarlo Esperanza Aguirre en su charca. Y es que Suárez Illana, ocultó al Congreso que es administrador de una empresa con intereses económicos millonarios en Andorra. Según informa IfoLibre, goza de un privilegio creado por Montoro para las empresas, en el año 2012. Que tropa compañeros!! Y ahí están, tan contentos…  

Pero ahí no quedan las cosas: el PP premia a otro de sus aguerridos soldados con el chollo de portavoz en el Senado. Y, como no había salido en su pueblo (¡o sea los que le conocían no le votaron) se lo “meten” con calzador a los ciudadanos de Castilla y León. Siempre hubo paracaidistas en la política de este país, pero normalmente al recién llegado lo elegían y este no es el caso, por mucho que se monten en el PP una serie de comparaciones aderezadas con mentiras. Jo, qué tropa!

El alcalde de Beade, el popular Senen Pousa, cede sus funciones a la primera teniente alcalde, Susana Fernández, que es –que casualidad- su nieta. El señor Pousa lleva en la alcaldía desde mil novecientos setenta y cuatro. Vive en un inmueble sito en la rúa “del Caudillo”. Estos del PP, jo que tropa.

Lamban, presidente del gobierno aragonés repetirá en la poltrona  gracias a los votos de Podemos, sin que le caiga la cara de vergüenza y es que él y otros de su cuerda, pusieron a parir  a su jefe Sánchez por querer pactar con las huestes de Iglesias. 

Es el retrato de ésta vergonzante historia de los últimos de sus ciento cuarenta años de historia. 

¡Jo, qué tropa!

¡Jo, qué tropa!