Indecisión electoral

|

Los partidos de izquierda tendrán que repartirse una tarta que está muy golosa, la entrada en la política nacional de Íñigo Errejón, no ha dejado indiferente a nadie, pero el voto cautivo de la izquierda en las diversas siglas, pueden tener un grave correctivo electoral con esta interrupción del joven que lidera “Más País”, no cabe duda que las prisas de última hora han propiciado el nombre, aunque desde la entrada de Podemos, en la lucha política ideológica desató una contienda de siglas que de momento es difícil de cuantificar y la indecisión electoral que sufrirán los partidos que acudieron a las anteriores legislativas de la primavera pasada. La penetración de esta nueva formación política está desatando muchas simpatías en la izquierda en general y sobre todo se cierne sobre los socialistas una duda de sí repetirán sus buenos resultados anteriores, la movilización se inició desde el momento en que se dio el portazo al cierre de las Cortes.

No obstante España lleva en campaña electoral más de un año y la cosa empieza a complicarse en todos los campos sociales y económicos del país, tanto por los problemas que ya había y no se han solucionado, como los nuevos que llegan a borbotones por la puerta, recesión internacional, salida del Reino Unido del Mercado Común, guerra comercial lejos de nuestras fronteras, que nos hará pagar una costosa factura en aranceles, déficit publico desbocado en las cuentas del Estado y autonomías, habida cuenta que importamos más de lo exportado y un sin fin de cuestiones que nos atañe a todos los españoles y que se repercutirán en el bolsillo de todos y cada uno de ellos, esto no lo duden.

Así el estado de salud del paciente en la UVI, es difícil saber que partido podrá granar por una mayoría simple y con quien se entenderá el presidente en funciones, ya que desde las últimas elecciones no ha sido capaz de hacerlo con ninguna fuerza política y encima según él mismo, la culpa es de todos menos del propio presidente en funciones. Hay que hacer una valoración más cercana a la realidad y no culpar a todos y exonerarse de que no ha tenido nada que ver en el asunto, cuando toda la culpa el del propio presidente en funciones, que no es capaz de entenderse con nadie y menos de hablar con alguien, discutiendo los deseos de los españoles.

Por tanto en las bazas electorales del próximo 10-N, ningún partido obtendrá mayoría parlamentaria el voto de la izquierda quedará muy fragmentado con la entrada en escena del nuevo partido de Errejón y los socialistas que se hacían de rogar, pensando en que unas nuevas elecciones podrían darle una mayoría absoluta. Están, camino de rizar el rizo, eso sí, sin mayoría y previsiblemente con una ligera bajada con respecto a la anterior consulta, Podemos, puede sufrir un descalabro al igual de Ciudadanos, mientras que los populares quizás recuperen algún terreno perdido y los de Abascal, se mantienen con ligero aumento de votos, esta predicción está sujeta a que el nuevo partido de Íñigo, obtenga más de 20 escaños, cuanto más logre arañar al sistema en que se conforma la tarta, más cerca estará de dar un susto a los socialistas y poner en jaque definido al líder de Podemos. El 10-N, será clave, una cosa es la encuesta y otra el voto en urna, lo otro, es la cuenta de la lechera.

Indecisión electoral