LA HORA

|

¡Cuidado que los hay contumaces con el justiciero juez Garzón, empeñados en tergiversarlo todo y proclamar, tribunales revolucionarios antisistema al canto, que se le ha condenado por antifranquista y anticorruptor! Tales populares oscurantistas –sesgadas águilas del twitter– mezclan churras con merinas, ecuanimidad con inquisición, equidad con injusticia. Quien quiera entender que entienda y sepa con claridad que Garzón ha sido autor –según estimación suya– del delito más odioso y execrable en que puede incurrir cualquier magistrado funcionario judicial.

Quienes nos han llevado al desastre económico, laboral y social, pretenden distraernos con sus luces y pataletas

Ahora, quienes nos han llevado al desastre económico, laboral y social, pretenden distraernos con sus luces y pataletas cuando el cuerpo electoral les ha retirado de la circulación y del poder… Así nuestro mal real radica en las vacas flacas que vivimos y el bienestar evaporado. Los datos de la provincia son reveladores: doscientas mil familias, según Cáritas, viven bajo el umbral de la pobreza y en La Coruña el Ayuntamiento ha tenido que aumentar la ayuda municipal de emergencia social a más de cien familias.

Estas son nuestras miserias actuales y no analizar si un juez estrella resulta estrellado por dopaje jurídico. Otrosí añado: no sólo esa falta de comida, alojamiento y vestido, sino la carencia y escasez de otros materiales esenciales que nos harán libres. El calcetín globalizado necesita una vuelta del revés para afirmar la filosofía del esfuerzo individual y la solidaridad colectiva.

Quizá la psiquiatría pudiera dar salida a estos momentos de estupor estéril. Como Prometeo sufrimos atados a la roca; sin embargo, acaso sea el instante donde preguntados “¿qué hora es?”, olvidemos el reloj y respondamos esperanzados: “La hora de estar aquí”.

LA HORA