Con I de Irene 2.0

|

Estamos arrancando con los primeros días de junio, hoy es cinco y mañana, claro, es seis. Seguramente no les diga nada con esto, pero es que mañana hace exactamente un año que publiqué aquí mi primer articulo. Ojú, un año ya... Menuda jartá, todo lo que me han tenido que aguantar. En este tiempo nos ha dado para conocernos un poquito más, sobre todo ustedes a mí ¡porque yo rajo aquí que da gusto! pero también nos ha servido para darle vueltas a mil temas. Quizás exagero un poquito y sólo sean cuarenta y ocho,  pero oigan, ni tan mal. Juntos hemos aprendido lo que es el ghosting y el breadcrumbing (que no se diga que éste no es un espacio divulgativo), me he quejado de las relaciones personales y de cómo pillar cacho a las puertas de la treintena, me he reído de las navidades y ese ambiente ridículo y materialista que conllevan, he querido morirme por culpa de una mudanza, aunque mala hierba... ya saben. He usado este espacio para defender a capa y espada el tabaco, la cerveza y las terrazas, cosa que ya dice mucho de mi, y les he dado la turra otro tanto con mi amor por Ferrol, el rugby y la Semana Santa. No se olviden de cuando diseccionamos las diferentes tribus urbanas de la calle y más específicamente las de dentro de los gimnasios y de cómo me quejé a ultranza sobre las oposiciones para acabar estudiando una. El karma, que siempre vuelve. Espero que Dalí y Muñoz Seca no se hayan revuelto en sus tumbas con los textos dedicados ni que todos aquellos a los que les guste la lluvia en Galicia, día sí día también, o quienes celebran bautizos civiles (eeeejeeeem...) no estén diseñando un comando en la sombra para atacarme...

Humor, señores, siempre humor. Porque no puedo vivir sin él y sin reírme de todo, que la vida es ya bastante perra como para no echarle una sonrisa por ver si se endereza.

Ojalá mis(s) confesiones les hayan hecho reír alguna vez y les hayan dado una milésima de felicidad de la que yo me he llevado escribiéndolas. Por estos 365 días a su lado y por todos lo que vengan, abramos otra 1906. Gracias por todo. Por tanto. 

Con I de Irene 2.0