La previsora Ada Colau

|

ADA Colau, el último capricho de la burguesía catalana, es un ser poliédrico con tantas caras que es imposible descubrirlas todas: activista antidesahucios, alcaldesa, mecenas de okupas, separatista, paracaidista electoral, emisora de moneda, rebautizadora de calles, impulsora del Ejército de Catalunya, sectaria con las víctimas del terrorismo, promotora inmobiliaria de mezquitas, chanchullera con los alquileres, enemiga de los cruceros, derrotada en las cuestiones de confianza, ferviente practicante del postureo, perdedora de pleitos, conferenciante de cabecera en A Coruña... y ahora también financiadora de la ONG en la que trabajó.  Por cierto, sorprende más que alguna vez haya trabajado a que riegue de millones a sus amigüitos. Hasta un 78% se ha incrementado la ayuda del Ayuntamiento a la entidad, que ha pasado de 11 a 24 millones de euros. Lo suyo es engrasar la puerta giratoria para que no chirríe cuando la empuje, porque está claro que cuando la boten do Concello ya tiene chollo seguro.  

La previsora Ada Colau