La malleira del siglo

|

SI a Xiao Varela, responsable de la Concejalía de Paseo de Bicicletas –camina por la calle con una como quien lleva al perro a hacer sus necesidades, pero jamás se le ha visto pedaleando– le diese en el futuro por escribir su autobiografía –hay gente muy atrevida– seguro que se referiría al 16 de febrero como uno de los peores días de su vida. No, no tuvo que ponerle un parche a la rueda delantera de la bici, no se le rompieron los radios de la trasera ni le fallaron los frenos; fue mucho peor: el mundo entero lo tomó por un punching ball y le recibió una malleira impresionante. Se desayunó con la noticia de que Fomento le decía a él, a su amigo humanizador, a sus lechugas y a sus ranas que dejasen de dar la lata; después, salieron los comerciantes y los vecinos de A Falperra y los acusaron de torpedear las negociaciones para construir el centro de salud de Santa Lucía, y, más tarde, los promotores le recordaron que la recesión los dejó baldados y que no necesitan más castigos como el que ha decidido aplicarles en el polígono de Náutica. Ni el Mike Tyson de sus mejores tiempos hubiese aguantado en pie, pero como él es mareante...

La malleira del siglo