Dicen los socialistas que ahora sí

|

 

el PSOE presenta su lema de campaña para las próximas elecciones generales. “Ahora sí”. Gigantescas letras rojas –denme mayúsculas más grandes, que dirían los tuiteros– junto al rostro de Pedro Sánchez. De nuevo, un primer plano del candidato a la Presidencia. Su aspecto, que no su imagen, sigue siendo su mejor arma. Camisa blanca y corbata para transmitir la idea de hombre serio, pero cercano. Que en un momento dado podría remangarse y ayudar a una adorable octogenaria con las bolsas de la compra. Mirada decidida y levísima sonrisa de medio lado, apenas un atisbo del hoyuelo. Los tiempos son difíciles y los retos complicados, es mejor mostrar firmeza y solo insinuar la satisfacción por lo que cree que está por venir después del 10-N. Ahora sí.

Ahora nos sobrepondremos a la rabia contra quienes parecen reírse de nosotros con sus falsas promesas y su egoísmo insensato y arrinconaremos la desconfianza que nos causa prácticamente todo lo que sale de su boca. Ya sea roja, azul, morada, naranja o verde. Nos pondremos de nuevo el disfraz de demócratas esperanzados, venceremos a la desgana y volveremos a los colegios electorales a cumplir.

En esta ocasión el resultado de la votación tendrá un efecto real a la hora de tomar las decisiones que afectan al futuro de todos. Y se entenderá que las papeletas no son un medio para que unos cuantos se emborrachen de poder sino un reflejo de lo que quieren –o de lo que no quieren– los españoles.

Esta vez habrá un Gobierno salido de las urnas y de la capacidad de entendimiento de los partidos que, pese a las diferencias irreconciliables que no se cansan de remarcar, anteponen su sentido de la responsabilidad a sus egos y sus intereses para que el país deje de estar a la deriva.

Ahora sí. O no.

Dicen los socialistas que ahora sí