Otra mañana tirada a la basura

|

EL deportivismo se plantó al mediodía ante el televisor. Hacía una mañana espléndida para disfrutar en una terraza, para ver el maratón, pero lo primero es lo primero. Casi dos horas después los aficionados se levantaron con la sensación de que habían perdido el tiempo. El equipo había vuelto a salir al campo a pasear; sin tensión, con poco esfuerzo, casi, casi a dejar que corriese el reloj para volver a casa. Juanfran había dicho durante la semana que tal vez haga falta un cambio de rumbo en la plantilla. Si se hubiese ahorrado el “tal vez” habría acertado de pleno. Mel aseguró que no había un problema de actitud. No lo habrá, pero poco le falta. FOTO: pepe mel | alfaquí

Otra mañana tirada a la basura